ESP  ENG 
Carrito 0

DONT LIMIT YOURSELF

"Mí lema es: Todo depende de cuánto lo desees"

Me hizo mucha ilusión que Nadine Botas me pidiera escribir para el blog de Waterproof. Nadine pensó que era un buen ejemplo para la filosofía de Waterproof que es: DONT LIMIT YOURSELF!



Somos amigas desde hace más de quince años y me conoce muy bien tanto dentro como fuera del agua. En concreto, sabe que mi éxito en los últimos Mundiales +35 celebrados en Seseña Waterski & Wakeboard Complex, no consistieron únicamente en ganar una medalla de plata. Recuperar mi nivel más alto de rendimiento fue el logro de toda una vida y el resultado de un viaje de pasión, paciencia, determinación y fortaleza mental.

En mis veinticinco años de «carrera» como esquiadora (que no ha terminado aún...) me han operado dos veces por lesiones graves. En 2006 me pusieron una prótesis de disco cervical y en 2009 me reconstruyeron los tendones de corva de la pierna izquierda. He tenido que volver a aprender a andar, mover el cuerpo, el cuello, el brazo, la pierna… dos veces. En lugar de compadecerme de mí misma, hice todo lo posible para poder esquiar de nuevo, con el sueño a largo plazo de volver a competir y de pasarme el 12 en competición (cuando realmente importa).

Los cirujanos pensaban que podía recuperar el 100 % de mis capacidades. Por su parte, todo estaba hecho. El resto dependía completamente de mí: tuve que esforzarme mucho, ir a rehabilitación, tener paciencia, determinación y perseverancia. Mis padres y seres queridos apoyaron muchísimo todos mis esfuerzos por volver a esquiar poco a poco y con seguridad.

Recurrí a todo tipo de terapeutas que me ayudaron a avanzar. Al principio, seguía un tratamiento semanal de fisioterapia, osteopatía y Feldenkrais. Cuando mejoré, empecé con pilates tres veces a la semana y con terapia de activación muscular una vez al mes. Con el tiempo, comencé a entrenar en el gimnasio para fortalecer el cuerpo, además de realizar largas sesiones de bici y de cross trainer para continuar con el movimiento y el cardio. Todo este proceso demandaba mucho tiempo y fue todo un desafío, pero me preparó para volver al agua. Cuando volví a esquiar, sentí que estaba lista. Podía confiar en mi cuerpo y me sentí a gusto empezando con salir del agua y cruzar las olas (algo muy importante, teniendo en cuenta lo que me había pasado).

Siempre me repito que podría haber sido peor. Tengo la suerte de haberlo superado y de que la fuerza de mi cuerpo, ya funciona de nuevo a la perfección. Ama tu cuerpo, es una máquina alucinante. Trabajando la técnica, el deslizamiento y el movimiento, también aprendí a esquiar mejor y con más seguridad.

Para mí, cada sesión de entrenamiento, cada manga en un campeonato, es un éxito en sí mismo. ¡Soy tan feliz de poder volver a esquiar! Puedo hacer boyas, ¡es maravilloso!

La temporada de esquí náutico es mi época favorita del año, cuando hace sol y calor. Nos divertimos en el barco y detrás de él o simplemente en un lago de esquí, viajando a los campeonatos, descubriendo distintos lugares para esquiar, viendo a viejos amigos y conociendo gente nueva, disfrutando de buenas cenas con esquiadores y jueces en una terraza. A todos nos encanta esta vida y por eso seguimos así. Cuando acaba una temporada, miramos la lista de clasificaciones… Cuando empieza una temporada, nos fijamos objetivos.

Al inicio de la temporada de 2016, Nadine me dijo que Seseña Waterski & Wakeboard Complex iba a organizar los Mundiales +35 de 2016. En ese momento, una enorme sonrisa apareció en mi cara y, desde entonces, empecé a soñar con la medalla de un mundial. Me encanta esquiar en este lugar y estar rodeada de la familia y del equipo Botas. Sabía que para subir al podio en los Mundiales, tenía que pasarme el 12 y hacer boyas a 11. Cuando hablamos del tema en Seseña Waterski & Wakeboard Complex en marzo de 2016, Nadine me dijo: "Lo harás, te pasarás el 12 en el Mundial. ¡Claro que sí! Tienes que creer en ti".

Así que entrené con regularidad en casa, con mi entrenador Alain durante el verano, de tres a seis veces a la semana. Como trabajo a tiempo completo como abogada en un banco de Ginebra, no llego al lago hasta las siete de la tarde y los fines de semana. Pero con una buena planificación y coordinación de tiempo, cumplí muy bien mi calendario de entrenamiento.

Competí en Italia, Francia y España (Seseña Waterski & Wakeboard Complex) para prepararme para la presión, pero tuve que conformarme con el 4º puesto en el Open Nacional de Suiza y con otro 4º puesto en el Campeonato Europeo +35 sin decepcionarme ni desilusionarme. Estaba esquiando bien, pero rara vez pasé de la 2ª boya a 12 m.

No empecé a pasarme el 12 hasta el entrenamiento de Seseña, entrenando con el equipo Botas, seis días antes del inicio de los mundiales. Fue entonces cuando todo hizo clic. Había encontrado las herramientas y estaba funcionando. Nadine me motivó mentalmente y siempre insistía en lo mismo: "Confía en ti misma, ahora sabes cómo hacerlo. ¡Claro que sí! Lo conseguirás en las finales".

Era una oportunidad única de volver a pasarme el 12 en este campeonato de Seseña Waterski & Wakeboard Complex. La última vez (en 2005), hice 0,5 a 11, once años atrás, antes de mis dos operaciones y de que existiera el sistema zero-off.

En las finales, todo fue perfecto (mejor barco,Nautique 200, piloto, jueces, agua y condiciones meteorológicas). Estaba muy preparada y era mi lugar favorito. Fui a aprovechar la oportunidad. Mi lema es "Todo depende de cuánto lo desees". Me concentré en mi objetivo, positiva, estaba tranquila, relajada, incluso bromeaba un poco. Me sentía segura y poderosa y no me iba a rendir. Esquié con precisión, totalmente concentrada y mantuve los codos pegados al chaleco para que el barco nunca pudiera sacarme del recorrido. Todo iba sobre ruedas, hice las seis boyas a 12 metros y así cumplí mi sueño.

Este fue el momento en que todo mi esfuerzo dio sus frutos. Puede sonar a «cliché» pero es así como veo mi vida. Tus acciones (o inacciones) dan resultados, para bien o para mal. El funcionamiento es un poco misterioso, pero sencillo: "Se cosecha lo que se siembra". Soy fiel a mí misma, soy amable y me preocupo por los demás. Al final, recibes lo que das. Yo recibo muchas influencias positivas, amor, consejos y cariño de las maravillosas personas que me rodean: mi familia, amigos, compañeros, terapeutas y entrenadores, y me siento muy agradecida por ello.

¡¡¡¡Síííííí!!!! Grité, levanté el brazo saludando a mis amigos y al público en la orilla, después de hacer 1 boya a 11 metros. Estaba tan contenta que me perdí por un momento y seguí llorando de felicidad hasta que terminó la final, cuando la última esquiadora clasificada (April Coble, ni más ni menos) se hizo con el oro, superándome por solo media boya.

Mi sueño se hizo realidad, volví a pasar el 12, logrando mi mejor marca personal de 1 a 11 en la final y gané una increíble medalla de plata en el Mundial que Nadine me puso en el cuello durante la entrega de premios. Gracias a todos los que me han acompañado en este viaje. Seguid creyendo en vuestros sueños y confiad en vosotros mismos.

 

Valerie Jaquier



Publicación más antigua


  • vali en

    Thank you Diana, and thanks to all my long time girlfriends. abbrazos y besos guapas

  • Diana en

    Vali is an inspiration to me, her friend of more than twenty years, and to so many people around her. Congratulations Val, on your successes on and off the water!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados